TRABAJADOR DE LA SEQ ES ACUSADO DE VIOLENTAR A SU EXPAREJA

Desde hace más de cuatro años, un funcionario de la Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ) incurre en violencia física y emocional en contra de su expareja sentimental y el hijo que procrearon juntos.

El tráfico de influencias también ha sido un factor que ha afectado a las supuestas víctimas durante tal tiempo.

El maltratador es un empleado de la SEQ identificado como F. P. O.

En conferencia de prensa, la presunta víctima, Gema Martínez Acosta, dijo que padece Síndrome de Asperger, que es como autismo a baja escala, situación que no fue detectada ni considerada por las autoridades.

Expuso que desde antes del nacimiento de su hijo sufrió maltrato físico y mental de su expareja sentimental.

«Durante el inicio del embarazo no se apareció. Fue hasta después de los cinco meses cuando llegó y de manera violenta a reclamar y agredirme… Me dejaba hematomas visibles», denunció.

Expuso que promovió demandas y denuncias ante el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y Poder Judicial pero no ha habido pronunciamiento a favor, pese a las evidencias notables.

En consecuencia, han arreciado las represalias del imputado, el cual goza del «proteccionismo» de las autoridades.

«La determinación de pensión ha provocado que aumente la violencia del señor hacia mi niño y hacia mí. Antes de darme la última golpiza y salir de mi casa, el señor me gritó que jamás me iba a dejar de fastidiar y que la única manera que tienes de acceder a mi dinero es a través de ese”, refirió.

Gemma M. A. denunció la actitud violenta de su expareja sentimental “él cuenta la historia al revés, en donde las infieles, “locas” y violentas somos nosotras y él se narra como el mejor cuidador de los niños”.

Agregó que cuando el juzgado le concedió visitas en el único Centro de Convivencia Familiar, supervisada bajo la dirección de Mario Enrique Herrera Carrasco, continuó la violencia.

«Puesto que nos enfrentan con nuestro agresor y las trabajadoras de ahí manipulan la información, cambian la historia a favor del señor y si digo algo, lo toman como queja, exacerbando mis dichos, comportamientos o escriben que yo manipulo al niño cuando él dice que no quiere ir porque el señor le pega y lo maltrata, pero esto no lo escriben y justifican su comportamiento diciendo que es parte del proceso de sensibilización”, detalló.

Afirmó que su denuncia ante el Consejo de la Judicatura del Estado de Quintana Roo se ha extraviado y sólo ha recibido el maltrato del personal de dicho centro.

«Hoy hablo por mi hijo ya que queremos, anhelamos que nuestra voz sea escuchada por alguna persona que nos brinde su apoyo y detengan la violencia no solo del señor, sino también de las instituciones», manifestó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *