VÍCTIMA DE CÁNCER, MUERE ZUNO ARCE EN CÁRCEL DE EU

Exdiputado local en Jalisco, Zuno Arce fue detenido en 1989 en Texas por presuntos nexos con el narcotráfico, en particular con Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, Miguel Ángel Félix Gallardo y Rafael Caro Quintero, quienes en aquel tiempo controlaban el mercado de las drogas en México.
Ese mismo año, el gobierno de Estados Unidos lo declaró culpable del asesinato del agente de la DEA Enrique Kiki Camarena, con base en testimonios comprados, algunos de ellos de expolicías mexicanos.
Según los expolicías confesos de diversos crímenes, el cuñado del expresidente Luis Echeverría formó parte de un complot para torturar y asesinar a Camarena Salazar, quien efectivamente había sido ejecutado en Jalisco en febrero de 1985 por narcotraficantes y expolicías mexicanos. Le imputaban que en una casa suya habían ocurrido los hechos, pero esa propiedad él la había vendido meses antes.
Uno de esos sujetos, Héctor Cervantes, un expolicía federal, testigo estrella del caso, se retractó posteriormente de sus acusaciones iniciales y lo hizo ante un notario público: alegó que lo había instruido el fiscal del caso, Manuel Medrano, así como agentes de la DEA, para imputar a Zuno en vez de un famoso narcotraficante de la época, Miguel Ángel Félix Gallardo, quien posteriormente fue capturado, al igual que otro capo, Rafael Caro Quintero.
El caso se convirtió en un escándalo en la época, ya que los testigos comprados pretendían involucrar en el asunto a los expresidentes Miguel de la Madrid, José López Portillo, así como al exsecretario de la Defensa, Juan Arévalo Gardoqui (sexenio de De la Madrid) y al exsecretario de Gobernación, Manuel Bartlett (también funcionario con De la Madrid). El asunto se volvió un problema diplomático: el gobierno de Salinas de Gortari protestó por tales “calumnias” y a partir de su gobierno se restringieron las actividades de la DEA en México.
Zuno Arce tenía actualmente 82 años y padecía cáncer. Se desconoce si sus restos serán trasladados al Distrito Federal o a Jalisco, para ser velado por su familia.
Los narcotraficantes Caro Quintero, Félix Gallardo y Ernesto Fonseca se encuentran presos en cárceles mexicanas, en algunos casos todavía sujetos a procesos, ya sea apelando sentencias o sin recibir aún condena por el delito de tráfico de drogas.

INFORMACIÓN DE PROCESO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *