¿AFECTARÁ A TU BOLSILLO LA RECESIÓN ECONÓMICA TÉCNICA QUE PADECE MÉXICO?

(Fuente: Expansión )  La economía mexicana tuvo un mal 2019, pues desde la primera mitad del año atraviesa por una recesión técnica (dos trimestre consecutivos con caídas) y la situación parece que no mejorará al menos en el corto plazo.

Pero más allá de los datos y las cifras, ¿cómo afecta esta situación el bolsillo de los mexicanos?, ¿qué pueden esperar en materia económica para los siguientes meses?, ¿deben de estar preocupados realmente? Expansión consultó a expertos y académicos de Banco Base y de las universidades Panamericana y La Salle al respecto y esto fue lo que respondieron.

A pesar de la recesión, el empleo no ha sufrido un impacto negativo y la inflación oscila en el 3% , por lo que las actividades cotidianas no se verán afectadas por el momento, coincidieron Carlos Alberto Jiménez Bandala, investigador de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle, y Salvador Rivas, responsable del Departamento de Investigación de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana (UP).

“Para el ciudadano de a pie no vamos a ver realmente grandes cambios. Hay que ir revisando las cifras en las que se ha dado el estancamiento y, más que nada, la caída”, señaló Jiménez Bandala.

El PIB de las actividades primarias tuvo un crecimiento anual de 5.4% en el tercer trimestre, según el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE). En contraparte, las actividades secundarias registraron una contracción de 1.5%.

“No hay motivos suficientes todavía para alarmarse, es decir, a pesar de que la economía está estancada, difícilmente habrá repercusiones como un aumento en el desempleo, o una caída en la producción de satisfactores de necesidades básicas, o un incremento en los precios. Me parece que ese tipo de escenarios no son alcanzables”, dijo Salvador Rivas, quien también forma parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), nivel 1.

Al aumentar la población hay un recorte en el PIB per cápita, es decir en el ingreso promedio de los mexicanos.

“Al interior siempre vemos que hay redistribución y, por otro lado, hubo un crecimiento de la población, por lo que el PIB per cápita debió de haber disminuido. En realidad sí se pierde en términos per cápita (146,567 pesos actualmente por habitante en el año)”, apuntó Gabriela Siller, directora de análisis económico-financiero de Banco BASE.

¿Recesión?

Hay una definición que apunta a que una recesión ocurre cuando se acumulan dos trimestres seguidos de contracciones del Producto Interno Bruto (PIB), y hay quien señala que tiene que haber tres trimestres sin crecimiento; además de un deterioro en otros indicadores como el empleo, la recaudación, la inversión y la inflación.

De ahí que se ha dado un debate entre analistas, pues algunos consideran que la economía mexicana está en recesión y hay otras voces que aún no ven este escenario. Carlos Jiménez, Salvador Rivas y Gabriela Siller coinciden en que México no está en recesión, pues el estancamiento no ha impactado de manera negativa en el nivel de empleo y porque hay sectores económicos que han tenido un comportamiento positivo.

«La definición oficial de recesión no dice que deban ser dos trimestres consecutivos de caídas en el PIB, sino solamente una caída generalizada y profunda de la actividad económica que perdura durante varios meses. En la situación actual de México se tiene la duda si se está o no en recesión, dado que las caídas no han sido significativas y tampoco se han visto reflejadas en una mayor tasa de desempleo», sostuvo la directora de análisis económico de Banco BASE.

“Sí creo que estamos en un estancamiento. Claramente, de acuerdo a las cifras del INEGI, la economía no está creciendo, pero todavía no estamos en recesión”, dijo el académico de la UP.

“Desde mi punto de vista, no lo estamos porque necesitamos que confluyan otros factores. El desempleo se ha mostrado estable a pesar de que ha tenido ciertas cifras negativas, no ha salido de los márgenes previstos y la inflación está controlada”, expuso Jiménez Bandala.

«Ante la ausencia de una definición oficial aún pueden existir perspectivas que cuestionen si lo anterior describe una recesión. No obstante, lo que sí se puede confirmar es que el PIB de México sigue debilitándose y que la tendencia de su ciclo económico muestra que la economía no ha tocado fondo», sostuvo el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) en un reporte publicado este lunes.

Sin embargo, especialistas como Alfredo Coutiño, director de Moody’s Analytics, y Carlos Capistrán, economista para Merrill Lynch Bank of America, escribieron en Twitter que el país sí está recesión.

¿Y la recuperación?

Luego del fin de un ciclo económico, viene una nueva etapa de recuperación, para que esto se dé, es necesario que el gobierno aplique medidas contracíclicas, a través de políticas monetaria y fiscal expansivas.

El Banco de México (Banxico) ya inició una serie de recortes a su tasa de referencia -actualmente en 7.5%- y se espera que el gobierno anuncie en las siguientes horas un plan para reactivar a la economía nacional.

“Se refrenda la necesidad de un programa de reactivación económica en torno a un Acuerdo Nacional que tenga como ejes la preservación del empleo y el fomento de la inversión privada a través de una Nueva Política Industrial. De otra forma el último trimestre del 2019 y el primero del 2020 terminarán por confirmar lo que aún es tema de reflexión en algunos análisis: la economía mexicana se encuentra en recesión y su profundización tendrá un efecto negativo sobre el bienestar social a través de una mayor precarización del mercado laboral que podría llegar a través de la pérdida de empleo”, apuntó el IDIC.

Luego de 10 años, el actual ciclo económico ha durado más que el promedio (entre seis y ocho años), por lo que los analistas coinciden en que está próximo a terminar y, con ello, vendrá una recesión.

“Estimo que este cambio de ciclo se va a dar el próximo año. Esto significa que entraremos en una etapa de recesión de la cual tardaremos en salir uno o dos años, como normalmente ocurre, y otra vez el auge”, adelantó Salvador Rivas, de la UP.

«El gobierno tendrá que aplicar políticas contracíclicas antes de que se deterioren las demás variables, pero no vemos un panorama gris, con respecto al resto de la estabilidad macroeconómica”, aseguró por su parte Jiménez Bandala, académico de la Universidad La Salle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *