EN LA MIRA MENONITAS POR CONSTRUCCIÓN DE REPRESA EN BACALAR

Inspectores ambientales iniciaron una nueva investigación contra la comunidad menonita asentada en el municipio de Bacalar, ahora por una presunta construcción en un cuerpo de agua en el ejido Payo Obispo.

Miguel Ángel Nadal Novelo, titular de la Procuraduría de Protección al Ambiente (PPA) en el estado, informó que desde la noche del jueves un grupo de inspectores estatales y de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) se trasladó a la zona para atender la denuncia pública.

Advirtió que se tomarán las acciones legales así como el deslinde de responsabilidades en caso de haber algún delito en contra del medio ambiente. “Lo primero es determinar qué está pasando y ver con los federales si es competencia de ellos o nuestra, por eso vamos en conjunto”, dijo el funcionario.

Explicó que el trabajo es complicado en virtud de que no se conoce el lugar y tampoco se tiene la ubicación exacta, por lo que todo el trabajo de investigación se hará con apoyo de la gente que vive en esa zona. No obstante, afirmó que el equipo de inspectores de la PPA lleva todo un equipo de GPS y drones para ubicar el área.

En las redes sociales se denunció que la comunidad menonita en el ejido Payo Obispo, del municipio de Bacalar, están construyendo una represa que afecta el flujo de agua natural que llega a las demás comunidades.

Lo anterior significa un daño irreversible a las cosechas de la población de Huatusco y David Gustavo Gutiérrez, sin contar con permisos y consulta de los pueblos nativos.

Consideró que en caso de confirmarse la denuncia y de haber responsables, de acuerdo con la competencia del hecho, habrá sanción o sanciones para él o los responsables.

De acuerdo con información de la Profepa, los asentamientos de menonitas en el sur del estado cuentan con al menos ocho procedimientos por incurrir en algún tipo de violación a las leyes ambientales en la forma en que trabajan el campo.

El caso más sonado fue una devastación de más de tres mil hectáreas en el municipio de Bacalar, los cuales se hicieron sin los permisos ambientales correspondientes y sin las medidas para minimizar el impacto.

información: Sipse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *