INDIGNA DEMOLICIÓN DE HISTÓRICO QUIOSCO EN CANCÚN

Faltando al compromiso público hecho con habitantes y comerciantes de la zona de El Crucero de Cancún, la Secretaría de Obras Públicas de Quintana Roo demolió el quiosco ubicado en el parque del sitio, pese a que el titular de la dependencia, William Conrado, había garantizado su permanencia.

El quiosco es considerado un elemento histórico y de identidad para la ciudad y sobre todo para la zona de El Crucero. Su construcción data de 1986, como parte del proyecto “Nuevos Horizontes”, para remodelar el cruce entre las avenidas Tulum y López Portillo, que conducen hacia las carreteras federales que van hacia Chetumal y Mérida, Yucatán.

La demolición inició la noche miércoles 31 de julio y se prolongó durante la madrugada, narró Rosario Albornoz, del comité de vecinos e integrante de la asociación de comerciantes, quien fue notificada sobre lo sucedido.

El gerente de la plaza “Las Tiendas”, a un costado del Parque de El Crucero y pioneros de la ciudad, Albornoz se dijo engañada pues William Conrado “simuló” que atendería las observaciones hechas por la ciudadanía en torno al proyecto de remodelación, prescindiendo de la demolición del quiosco.

“El quiosco se quedaba. Eso dijo Conrado. Pero al final el señor hizo lo que se le pegó la gana. En vano los tres meses que estuvimos trabajando. El gobierno del estado sólo nos tomó el pelo”, expresó.

En efecto, después de hacerles participar en al menos 10 reuniones, desde abril pasado, el tres de junio pasado, en presencia de autoridades municipales, el funcionario estatal se comprometió públicamente con pioneros, cuerpos colegiados, académicos y comerciantes, a mantener el Quiosco, el arbolado y los arriates, que originalmente pensaban sustituir por una costosa pantalla de agua, palmeras y una plancha de cemento.

Incluso, al ser entrevistado al término del encuentro, el funcionario, sostuvo: “Como yo no soy especialista en árboles, que ahora ellos manejen su proyecto del Parque, en cuestión de árboles, y yo manejo la obra en cuestión de la obra civil (…) la fuente no permanece, el quiosco se va a quedar, la Ceiba sí se va a sembrar, la fuente no va”.

En recorrido por el parque se constató que en lugar del quiosco -ya demolido- está el hueco que dejó y la maquinaría que lo destruyó; los arrietes también fueron demolidos y hay zonas que fueron podadas. No se pudo establecer si tumbaron o no árboles.

Al condenar los hechos, Humberto de Yta, de la asociación de comerciantes, dijo en entrevista que había programada una reunión más para el sábado pasado, la cual no se llevó acabo.

“Somos mil 300 comerciantes. Esto es muy delicado esto que está pasando; vamos a tener que retomar para enfrentar esto, porque se ha vuelto un caos. En pocas palabras hemos sido engañados, esa es la verdad”, reprochó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *