¿La democracia participativa, un capricho de AMLO?

La democracia participativa es aquella en donde se tienen en cuenta la voz y el voto. Es una forma de democracia en la que tienen mayor participación en la toma de las decisiones políticas que la que les otorga tradicionalmente la democracia representativa, ya que en esta votan y deciden los representantes populares en delegaciones, alcaldías, Cabildos, gobiernos y congresos.

A un día que la Suprema Corte de Justicia de la Nación decida si se lleva a consulta o no el enjuiciar a 5 expresidentes, el mandatario Andrés Manuel López Obrador, les tiró el reto de hacer realidad lo descrito en el Articulo 39 constitucional que indica que el pueblo mexicano sea consultado para la toma de decisiones importantes para el país.

El reto de López Obrador hacia los ministros es que hagan valer la ley, que para eso están y para eso les paga el pueblo de México, ya que los mexicanos deben decidir sobre el saqueo y el empobrecimiento del país, a consecuencia de decisiones presidenciales desde 1994 a 2018

En sus dichos López Obrador, que navega con la bandera del perdón, como Pilatos se lava las manos y deja el enojo del pueblo de México contra el Poder Judicial de la Federación, que ha, dicho sea de paso, en un 80% conformado por gente recomendada por los mandatarios anteriores y el otro 20 por ciento luchando en su carrera judicial por ascender por propios méritos.

De llegarse a dar esta democracia Participativa en mucho pondrá contra las cuerdas al proceso representativo, el cual desde 1917 ha estado capturado por elites partidarias y “poderes fácticos”, principalmente por el presidencialismo.

Por otro lado, presumiendo haber cumplido con más del 90 por ciento de los compromisos de campaña, el presidente pretende utilizar la democracia participativa como mecanismo de consulta y aprobación del pueblo de México de sus proyectos y ocurrencias, aunque ya hay más de 500 mil firmas en una plataforma de internet de personas que piden su renuncia por su precaria salud mental.

Es entonces que hay la expectativa si la Corte abre ese mecanismo de democracia participativa o le da palo a Amlo, de cualquier manera, el pueblo de México sigue estancado en la pobreza.

Soy Fátima Vázquez y esto es Río Revuelto