No les fue bien a panaderos locales en Dia de Reyes

La competencia de las sucursales de supernercados de alto poder adquisitivo impidió dividendos en Chetumal, señaló el representante de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canaimpa), Luis Protonotario Sabido.

Sin embargo, explicó que en cuestión de venta al público en general, se mantiene constante con la tendencia de no bajar en comparación con el 2020.

“El año anterior, antes de la pandemia, habíamos tenido una venta aproximada de 650 roscas, hasta este momento el conteo que llevamos es de 380, todavía estamos a tiempo, la venta se dispara en la tarde y en la noche de hoy”, manifestó Protonotario Sabido.

A pesar de la actual contingencia sanitaria del Covid-19, Protonotario Sabido consideró que la tendencia de las ventas será igual o mejor.

Lo anterior debido a que los supermercados no sacaron la venta de roscas con el tiempo de anticipación que normalmente lo comercializaban “Encontrabas roscas desde diciembre”.

Subrayó que en esta ocasión no fue así y eso ha sido positivo para las panaderías locales.

Protonotario Sabido recordó que los supermercados no son regulados por la Cámara de la Industria Panificadora.

“Cuando hablo de regulación, me refiero a los tiempos en los que se debe de producir y en los precios en los que se deben de establecer los productos, normalmente ahí encuentras productos a mucho menor precio que en las panaderías tradicionales”, dijo el dueño la panificadora.

Refirió que la diferencia tiene mucho que ver en la calidad y es más saludable comprar en una panadería porque es un proceso artesanal o semi artesanal.

Resaltó que actualmente las panaderías tienen una desventaja, debido a las ventas domésticas.

 “Tenemos un nuevo frente de competencia que son los

productores que hacen sus productos en sus casas y los promueven a través de redes sociales”.

Indicó que esta situación podría darle un fuerte golpe al sector panadero, debido a que se manejan precios muy por debajo a las que se maneja en las panaderías locales, evidentemente ahí se encuentran una optimización de recursos importante en cuestión de impuestos, sueldos y prestaciones, por mencionar algunos.

Sin embargo, se comprende la situación de desempleo que existe en la capital del estado, por lo que la premisa de la ciudadanía es vender alimentos.