Recapturan a tres reos fugados en cárcel de Belice

Dos muertos, también dos heridos, tres recapturados y 21 prófugos es el resultado parcial del operativo de localización de reclusos que se fugaron de la Prisión Central de Belice, la noche del lunes.

Aunque se infiere que los reos están escondidos en Belice, el rango de búsqueda se amplió hacia la Frontera con México. 

Después del mediodía de anteayer un grupo de internos sometió a tres guardias de la prisión de Hattieville, y escapó. Robaron un rifle M4 y un escudo. Luego huyeron rumbo a la zona de selva. 

Ayer hubo un motín en la cárcel y el interno Stephan Jenkins falleció. Los soldados le dispararon para defenderse, según el informe del Departamento de la Policía de Belice.

Dos custodios habían sido tomados como rehenes, previo al intento de amotinamiento. En su rescate la mujer fue lesionada y trasladada a un hospital cercano.

El movimiento llevó a la Fuerza de Defensa a catear la Prisión Central de Belice, pero no hallaron armas de fuego como se pensó.   

Tras el reporte de la fuga se decretó Alerta Máxima y se recomendó a la población encerrarse en sus casas. A los automovilistas y transportistas no dar “aventones” a nadie”, pues los internos son de alta peligrosidad. 

Porque 13 purgan condenas por homicidio doloso, dos por ingreso ilegal a Belice y el resto por robo con violencia, lesiones y trasiego de droga. 

El Ejército de La Fuerza de Defensa y la Policía de Belice centran sus operativos entre las millas 17 y 31 de la Autopista de George Price, cerca del Río Sibun.

Aunque el margen de acción está extendido mediante sobrevuelos de helicópteros.

Ayer se dio enfrentamiento a balazos en la Autopista de George Price. Dos internos fugados murieron: Joel Sierra y Akeen Tillet. El primero fue quien robó el rifle M4, que ya está en poder de la Policía de Belice, cuando escaparon.

Dos más, cuya identidad fue reservada, resultaron heridos, al igual que un agente de la Fuerza de Defensa. 

Asimismo, se recapturó a Bednrick, Christopher Bradley y Mark Pelayo, quienes ya fueron retornados a la cárcel, donde enfrentarán nuevos cargos.

Los operativos no han cesado porque existen 21 prófugos que están encondidos en la zona. Son buscados con helicópteros y perros entrenados.

Paralelamente personal de la prisión es investigado por fallas en el protocolo de seguridad y tampoco se descarta haya habido apoyo desde el interior.