Tariq Ali bosqueja en la FIL Zócalo impacto electoral de EU en AL

El gobierno de México debería tomar la iniciativa y señalar que las restricciones a los migrantes son ilegales e inhumanas y deben desaparecer, si ocurre un cambio de administración en Washington, sostuvo el reconocido intelectual paquistaní Tari Al, quien conversó con la periodista Amy Goodman en la 22 Feria Internacional del Libro del Zócalo Virtual (FIL Zocalo).

Ali refirió en la charla Democracia en peligro que la estrategia del presidente estadunidense, Donald Trump, para conservar el poder es evitar que los ciudadanos voten por miedo a una inestabilidad si pierde. Mucho de esto es engaño, ya que, si es derrotado, claramente ya no podrá hacer nada.

Destacó que el tema de la elección en Estados Unidos es extremadamente importante, pues sigue siendo el país más poderoso y cuenta con un poder militar enorme; si la democracia que existe es pisoteada, no estoy hablando de nada más que eso, tendrá un impacto muy negativo en otros continentes.

Amy Goodman afirmó que Estados Unidos está viviendo una de las crisis de la historia más terribles. El presidente Donald Trump continuamente ataca a los votantes, quiere aterrorizarlos para que no voten al decir que no se compromete a una transición pacífica. En su partido entienden que no puede ganar sino suprimiendo a quien sufragaría en contra.

Impacto de las elecciones

Sobre el impacto de la elección en México y otros países de América, Tariq Ali mencionó que prevé menos ataques públicos, pero no veo ningún cambio claro en la política exterior de Estados Unidos, que históricamente ha visto a Latinoamérica como su patio trasero. Todos sus presidentes han interferido. En años recientes, a causa de las guerras en Irak y Afganistán, tanto Bush como Obama no tuvieron mucho tiempo para hacerlo.

El ensayista e historiador dijo que luego “llegó ese pícaro de John Bolton y trató de remover al gobierno de Venezuela, donde fallaron. Tuvieron éxito en la remoción de Evo Morales en Bolivia, con una combinación de mentiras evidentes y metiendo en medio al ejército de Bolivia. Ese país es ahora un desastre.

Venezuela no está bien, pero no han logrado derrocar al presidente. Sabemos que Jair Bolsonaro fue apoyado por la administración de Trump. Ganó por una gran mayoría después de asegurarse de que Lula no participara en la elección. Así que seguirán así, tal vez de una manera menos beligerante, pero no apostaría por ello.

Asustar a China, un error

En cuanto a la política exterior, Ali destacó que el debate más interesante es el relacionado con China. Si alguien dentro de la administración secreta de Trump le aconseja que pueden asustar a los chinos, se equivocaría. El Estado chino tiene sus propios problemas, pero no a la escala de Estados Unidos. Están sentados plácidamente viendo la implosión de la administración estadunidense, económicamente y en sus acuerdos de comercio.

Sostuvo que “el sistema electoral en Estados Unidos está mal hecho. La elección debería ser que cada persona tenga un voto y quien obtenga más gana sea el nuevo presidente. En lugar de eso tienen un sistema antidemocrático muy antiguo.

Su objetivo es mantener las cosas controladas en caso de que algo salga mal, porque la democracia en sí no era muy popular. Tenía que ser controlada y lo hicieron de esta extraña manera. Cualquier presidente serio y reformista debería cambiarla, porque no es buena para casi nadie.

El también cineasta se dijo esperanzado de que los movimientos dentro de Estados Unidos “crezcan más y más. Dentro de ellos hay muchos jóvenes que están buscando llegar al Congreso a través del Partido Demócrata, incluso al Senado. Afortunadamente, existe un grupo de radicales y socialistas que trata de cambiar las cosas.

Mencionó que las encuestas en los estados indecisos muestran a Trump perdiendo. A la mayoría de la gente no le importa contra quién, sólo quieren que se vaya. Así que, si Joe Biden es un candidato presidencial poco atractivo, no es relevante.

Ali avizora que en cuanto quede claro que remover a Trump es una victoria, veremos movimientos masivos en varias ciudades, algo como lo que Black Lives Matter y las protestas en Oregon han hecho. No creo que los ciudadanos de Estados Unidos permitan que el actual mandatario subvierta los resultados de las elecciones.

Existe, dice el intelectual, un extraño estado de ánimo, en el que tienes de un lado a un presidente algo loco, impredecible, republicano de derecha, cuyo propio partido no sabe qué va a pasar con ellos, y por el otro, un movimiento de masas haciendo erupción y que ahora es muy grande. Si se repiten esas acciones, ese comportamiento, de detener o no aceptar los resultados de las elecciones habrá un caos generalizado, habrá fuertes batallas. Será una situación política de guerra civil.

Sin embargo, reconoció que la fuerza policial en Estados Unidos siempre ha operado, con todos los presidentes, como defensa de la supremacía blanca, incluso cuando hay negros trabajando en ella. Pero dentro del ejército, con personas que se integran de manera voluntaria o conscriptos, hay intentos de cambiar. Muchas de esas personas odian la supremacía blanca, pues muchísimos soldados son afroestadunidenses.

La gran prueba

En torno al tema de la migración, Tariq Ali sostiene que el ataque contra las personas en tránsito ha ocurrido desde hace mucho tiempo. Lamentó que nadie lo haya podido detener y “decir: ‘somos una nación de migrantes. Llegamos y acabamos con la población nativa y somos los últimos en la Tierra que deberían ser hostiles frente los que tratan de venir aquí’.

Esta es una gran prueba. Temo que fallarán, que Biden y los demócratas no terminarán con esta locura ni desmantelarán ese muro, que está creando y multiplicando tragedias para los mexicanos y otros migrantes de América. Así que es un tema crucial del que no se está hablando.

Amy Goodman concluyó: Trump representa un muro. Biden representa una puerta que abre una fisura en ese muro. La pregunta es si se abrirá esa puerta o será cerrada de golpe. Depende de los movimientos en curso en Estados Unidos.

Con informacion de: La Jornada