TAXISTA SE DESLINDA DE ASALTO A MUEBLERÍA DE CHETUMAL

El operador de taxi involucrado en un intento de robo con violencia a una mueblería de la colonia Lázaro Cárdenas de Chetumal denunció haber sido víctima de privación de la libertad y robo con violencia de parte de los dos presuntos responsables.

Interpuso la denuncia ante el Ministerio Público (MP) y decidió aclarar la situación, porque al ser detenido le generó problemas en el Sindicato Único de Choferes de Automóviles de Alquiler (Suchaa) y estigmatización a su familia.

Ayer dos sujetos intentaron robar con violencia una mueblería situada en la calle Petcacab con Graciano Sánchez. Amagaron a la empleada con pistolas y le obligaron a subir a la oficina donde estaba la caja fuerte.

Sin embargo, había cinco empleados con los cuales forcejearon, pero lograron huir. Uno de los ellos fue golpeado con una pistola en la cabeza.

Los supuestos delincuentes lograron escapar y tomaron un taxi que estaba estacionado cerca. Les trasladó al Fraccionamiento Bicentenario, donde abordaron una motocicleta en la cual huyeron.

El operador del taxi 1629 fue detenido por agentes preventivos y puesto a disposición de la Fiscalía General del Estado (FGE), como presunto responsable de intento de robo con violencia.   

Al ser interrogado se determinó no estaba relacionado con el hecho, pues no hubo señalamiento directo.

Fue puesto en libertad. Pero antes interpuso querella ante el Ministerio Público (MP) por presunta privación de la libertad y robo con violencia.

El hecho causó junto con su familia ser señalado por presunto robo. También en el Suchaa.

Solicitó aclarar esta situación para evitar daño moral.

Precisó que ayer estaba por la Colonia Lázaro Cárdenas cuando fue abordado por dos sujetos armados con pistolas.

Uno le apuntó en la cabeza y el otro en el costado derecho. Le obligaron a llevarle al Fraccionamiento Bicentenario, donde huyeron en motocicleta.

Narró que por temor les llevó al lugar, pues creyó habían asesinado a alguien.

Antes de bajar le robaron 480 pesos que eran para la liquidación y gasolina del turno.

Como los sujetos llevaban “cubre bocas” y el temor de ser asesinado no pudo identificarles.

Luego solicitó el apoyo de sus compañeros taxistas y después fue detenido por la Policía Ministerial.